El mantenimiento preventivo del muelle de carga es de vital importancia

Entre el 70 y el 85% de las incidencias que se producen en el muelle de carga son causadas por no llevar a cabo un buen mantenimiento. Este puede ser preventivo o correctivo. La diferencia entre ambos es que el primero se realiza con el fin de mantener el estado óptimo de los componentes y el segundo como consecuencia de averías, con el gasto de tiempo y dinero que conlleva.

Entre las ventajas del mantenimiento preventivo cabe destacar el aumento de la vida útil de los equipos que forman el muelle de carga, como las rampas niveladoras, los abrigos aislantes o las puertas seccionales entre otros. Por otro lado, además de evitar rupturas en la cadena de producción con sus consecuentes repercusiones económicas, se reducen los accidentes laborales.

Realizar un mantenimiento preventivo en los muelles de carga es también sinónimo de amortización, dado que las reparaciones siempre van a ser más costosas. Te ahorrarás dinero no solo al evitar dichas averías, sino también al no tener que paralizar el proceso productivo de tu empresa como consecuencia.

Es conveniente hacer un mantenimiento preventivo cada seis meses si la actividad en la zona de carga y descarga es moderada y cada tres meses como mucho si es abusiva y agresiva. En el caso de que prácticamente no la utilices, con que pases una revisión al año es suficiente.

Recomendaciones para realizar una evaluación preventiva minuciosa y adecuada

Para poder realizar un mantenimiento preventivo adecuado para cada equipo te recomendamos seguir estos cinco pasos:

  1. LIMPIAR: dedicar tiempo a limpiar a fondo los equipos y sus componentes periódicamente garantiza una vida útil más larga y un lugar de trabajo más eficiente. Además, con la limpieza se evita que la suciedad obstruya las piezas y que, por tanto, se provoque un desgaste prematuro.
  2. LUBRICAR: engrasar según las instrucciones del fabricante ciertos elementos y lugares del muelle de carga garantiza que el equipo funcione de manera eficiente y que se reduzca el tiempo de inactividad, pues los componentes están más protegidos del desgaste, la humedad y la corrosión.
  3. AJUSTAR: si el equipo no está bien ajustado puede causar grandes pérdidas de tiempo y riesgos en el entorno de trabajo. Para evitar estos casos, lo ideal es intentar mantener los componentes necesarios adecuadamente ajustados para garantizar que el equipo funcione de forma uniforme y consistente.
  4. INSPECCIONAR: la inspección minuciosa del equipo del muelle de carga es una parte fundamental del mantenimiento rutinario de la nave. No obstante, esta debe hacerse según las características propias de cada nave, por lo que te recomendamos contactar con una empresa que ofrezca servicios de mantenimiento como lo es Alapont Soluciones Logísticas.
  5. DOCUMENTARSE: encontrar una buena documentación sobre el mantenimiento preventivo de los muelles puede ser muy útil para detectar posibles problemas y evitar quebraderos de cabeza. Para ello te recomendamos leer nuestro blog, donde encontrarás artículos de logística que se adaptan a todas las necesidades.

Si no te gusta como te están llevando a cabo el mantenimiento o no tienes a una empresa que te lo haga, tenemos la solución. Y es que, en Alapont Logistics te asesoramos sobre el mantenimiento de muelles de carga en la Comunidad Valenciana sin importar la marca, atendiendo a las especificaciones de cada una de ellas. La rapidez de respuesta y el trato personal con nuestros clientes nos diferencia del resto de empresas. Ponte en contacto con nosotros y te informaremos sin compromiso.

En el siguiente vídeo puedes visualizar un ejemplo de cómo se lleva a cabo el mantenimiento de la rampa de tipo vertical de Alapont Logistics.

Deja un comentario